Cómo diseñar una buena tarjeta de visita

Las tarjetas de visita, aunque podamos pensar que pueden ser cosas anticuadas, son unos elementos muy importantes a la hora de publicitarse, darse a conocer o facilitar nuestros datos para que la persona interesada pueda contactar con nosotros de la manera que prefiera y en el momento en el que le interese hacerlo. La importancia de ofrecer una buena tarjeta de visita está directamente conectada al hecho de que nos llamen o no.

Partiendo de la base de que, si entregamos una buena tarjeta de visita, vamos a llamar la atención del posible cliente y despertaremos su interés en nosotros. En este enlace encontrarás grandes expertos en diseño de tarjetas de visita. No te arrepentirás de contar con ellos

A decir verdad, estas tarjetas pueden tener varios usos. Entre ellos, hacer saber que pertenecemos a una marca. Si dejamos claro a qué empresa representamos, nuestro cargo dentro de ella y el contacto que deseemos, estamos mostrando al cliente que somos parte de esa empresa, de esa marca; y el nombre que aparece en la tarjeta es el de quien te va a atender, siempre que quieras contactar con dicha marca. Por otro lado, la puedes utilizar como contacto para tu propia marca. Si te dedicas a un negocio y estás promocionando tu propia empresa, la mejor manera de hacerlo es mediante la tarjeta de visita. Además, cada vez más personas las utilizan como medios para buscar trabajo. Aparte de entregar un currículum, también dan una tarjeta de visita, para que se tenga más en cuenta al candidato.

¿Cómo hacer una buena tarjeta de visita?

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de elegir tu tarjeta de visita es el tamaño que va a tener. Hay que pensar que debe caber en una cartera o un tarjetero, por lo que no podemos ponerle un tamaño póster. Así que podemos partir del formato estándar de 85×55 milímetros.

Para seguir, debemos pensar qué datos vamos a añadir en nuestra nueva tarjeta. Es aconsejable no llenarla de números y letras por todas partes. En estos casos, menos es más. En nuestra tarjeta, vamos a poner lo imprescindible para que sepan nuestro nombre, nuestra empresa, nuestro número y nuestro correo electrónico. Además, dependiendo del tipo de empresa o persona, se podrá añadir algún dato más, como el horario de apertura o las redes sociales.

No nos podemos olvidar de la tipografía, los colores, los logotipos y la creatividad. ¡Crea algo que llame la atención y guste!

Y llegó el momento del diseño. Cuando tengamos claro qué datos van a aparecer en ella, nos toca decidir cómo colocarlos en la tarjeta. Nos interesa que la estética sea atractiva y los datos sean fáciles de leer. Así que es mejor agrupar cada cosa por su sitio. Si tu nombre está en el centro, puedes poner redes sociales a la derecha y datos de contacto a la izquierda, por ejemplo.

Te recomendamos, por último, ponerte en manos de especialistas. Ellos son los que mejor te pueden aconsejar acerca de las ultimas tendencias y qué tiene más éxito y te harán un presupuesto por tu pedido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *