10 trucos para conocer mujeres solteras

Lo primero que tienes que hacer si quieres conocer mujeres solteras es llevar la mejor de las actitudes, salir de casa convencido de que vas a triunfar y de que son muchas las chicas que hay en tu ciudad deseosas de encontrar un chico que, como tú, resulte atento, agradable, servicial, generoso y ardiente. Chicas que están esperando que algún tipo espabilado como tú se decida a dar ese primer paso que siempre resulta crucial.

¿Cómo hacer amigas? Top 10

1.– Si quieres ampliar tu círculo de amistades, deberías registrarte en una de las páginas de contactos de moda, la que te ofrece la oportunidad de conocer chicas solteras en tu propia ciudad, que buscan amistad y lo que vaya surgiendo.

2.– Salvo que se produzca uno de esos flechazos que son más propios de las películas que de la vida real, lo mejor es que abras las antenas y estés atento a lo que sucede en los ambientes que sueles frecuentar. Es más que probable que surja la chispa con una mujer a la que ves habitualmente, por ejemplo, en el trabajo o en la cafetería en el que sueles desayunar.

3. Tendrás mayores probabilidades de éxito si consigues llamar la atención de una chica soltera en un lugar en el que tú puedas destacar, en el que representes una cierta capacidad de liderazgo. Por ejemplo, si se te da bien jugar al golf, despliega todo tu don de gentes siempre que salgas a patear.

4. O al hilo del consejo anterior, si tienes habilidad para hacerlo, intenta brillar en la pista de tenis.

5. Los ambientes relacionados con las ONG y la solidaridad se prestan al estrechamiento de los lazos de amistad. Las mujeres que tienen una especial sensibilidad social probablemente se sentirán atraídas antes por un voluntario que por cualquier otro tipo de hombre.

6. Por aquello de que el roce hace el cariño, las clases de salsa se prestan mucho a la aventura. Si te toca mover el body varios días junto a la misma mujer, rozando pelvis con pelvis, quizá te desboques cual potro juvenil en cuanto ella ponga sus manos en tu cintura.

7. Claro que, para bailes erógenos, los que requieren la compenetración más racial, siempre está el tango. No cabe un roce más comprometido.

8. Paseando el perro. Es una situación que se presta mucho a la conversación y el tonteo. Si le has echado el ojo a una chica que suele sacar a su mascota a hacer sus necesidades, hazte el encontradizo. Quizá Cupido haga el resto.

9. Puesto a hacerte el encontradizo, aparece por el carril bici con tu bicicleta de paseo a las horas que sabes que ella sale a dar pedales.

10. Estate muy atento en las tiendas a las que sueles ir a comprar. Mira y piensa. Tal vez alguien ya se haya fijado en ti.

Recuerda, a veces no se trata de salir a buscar, sino de fijarnos en lo que sucede en los lugares que habitualmente frecuentamos. ¡Estate atento!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *